Don't miss our holiday offer - up to 50% OFF!

D.O. Alella





Explorando la Magia de Alella y sus Vinos Apasionados

En la pintoresca región vinícola de Alella, ubicada en la costa noreste de España, el amor y la pasión se entrelazan en cada viñedo y se reflejan en cada trago de vino. Alella, con su rica herencia vitivinícola y su entorno naturalmente romántico, da vida a vinos que capturan la esencia del lugar y despiertan emociones profundas. En esta exploración, nos sumergiremos en la D.O. de Alella, desde sus raíces históricas hasta las varietales únicas y el carácter apasionado que enamora a todos los amantes del vino.

Un Romance en la Historia Vitivinícola

Desde tiempos inmemoriales, Alella ha sido un epicentro de producción de vino, tejiendo una historia en la que la viticultura y el romance van de la mano. Con registros que datan de la época romana, la región ha sido moldeada por siglos de pasión por la tierra y el cultivo del viñedo. Los antiguos viñedos de Alella, mimados por la brisa del Mediterráneo, crean un vínculo eterno entre el pasado y el presente, como un amor que nunca se desvanece.

Viñedos que Respiran Romance

Los viñedos de Alella, con las filas ordenadas de viñedos y la tierra rica en historia, son como los poemas de amor de la naturaleza. La proximidad al mar otorga a estos viñedos una dulzura salina única, mientras que el suelo enriquecido por la historia antigua aporta una profundidad de carácter incomparable. Cada planta, cada uva cuenta una historia de amor con la tierra y el clima, que se transforma en vinos que saben a autenticidad y pasión desenfrenada.

Variedades de Uva: Los Amantes del Sabor

Las variedades de uva que prosperan en Alella son como los distintos matices de un romance apasionado. La blancura resplandeciente del Pansa Blanca, una uva autóctona, despierta los sentidos con sus notas cítricas y florales, transportándonos a campos perfumados en primavera. El rojo intenso del Garnacha y el Syrah es como el fuego del amor, con aromas de frutas maduras y especias que despiertan el deseo en cada trago.

L'Encanto del Terroir en Cada Copa

En Alella, la tierra es el poeta que escribe versos de pasión en cada botella. El clima mediterráneo suave, con influencias marinas, se fusiona con el suelo granítico para crear vinos que son testigo de amor a la tierra. Los vientos suaves, conocidos como «La Garbina», acarician las uvas y las llenan con la frescura del mar, infundiendo cada vino con una sensualidad marina que sólo Alella puede ofrecer.

Catando el Romance en Cada Sorbo

Al destapar una botella de Alella, se despiertan los sentidos como al comienzo de un amor apasionado. Los vinos blancos, como el beso suave de una brisa marina, son elegantes y vivaces, con una acidez que late el corazón más rápido. Los negros, con profundidad y carácter intrigante, evocan la emoción de un encuentro furtivo bajo la luna llena. Cada trago es como una página de un diario de amor, contando la historia de Alella y sus vinos cautivadores.

El Vino como Testimonio del Romance de Alella

En cada botella de vino de Alella, existe una parte de la rica historia y la pasión ardiente que define esta región única. Cada viñedo, cada uva, cada nota de sabor es un testimonio del amor profundo que los viticultores de Alella sienten por la tierra y su arte. Los vinos de Alella no son sólo bebidas, son un tributo al romance, a la conexión entre el hombre, la naturaleza y el vino, ya la búsqueda eterna de la perfección en cada copa.